Google
 

24 de oct. de 2007

Tema 10 _ Cerramientos

Definición: Los cerramientos son las superficies envolventes que delimitan y acondicionan los espacios para que puedan cumplir las funciones para lo cual fueron creados. Existen diversos criterios de clasificación:
1) Por ubicación
a. Interior – interior
b. Exterior – interior
i. Superiores
ii. Inferiores
iii. Laterales
c. Exterior – exterior
2) Por la forma
a. Planos
i. Horizontales
ii. Verticales
iii. Inclinados
b. Curvos
i. Curvatura simple
ii. Doble curvatura
3) Por el comportamiento frente a la luz
a. Opacos
b. Traslúcidos
c. Transparentes
4) Por las acciones
a. Estructurales (muros portantes)
b. No estructurales
5) Por la movilidad
a. Fijo
b. Móvil
6) Por el procedimiento constructivo
a. Continuo
b. Discontinuo
Los cerramientos constan distintas exigencias funcionales entre las cuales encontramos:
· Delimitación del espacio arquitectónico (ya mencionado en la definición de cerramiento)
· Funciones estructurales, para las cuales se debe considerar la estabilidad. El equilibrio, la transmisión de cargas, su propia estructura y la relación con la del edificio a modo de lograr continuidad y conseguir cierta rigidez (evitar fisuras por ejemplo).
· Exigencias de acondicionamiento térmico, humídico, acústico, lumínico, eléctrico, sanitario, etc.
· Exigencias de terminación.
Entre los distintos tipos de cerramiento se estudiarán:
1) CERRAMIENTOS SUPERIORES HORIZONTALES DE UBICACIÓN INTERIOR – EXTERIOR.
Generalmente son estructurales y opacos. Es el caso de la losa maciza de hormigón armado cuyas dimensiones horizontales son mucho mayores que el espesor. El acero y el hormigón trabajan conjuntamente ya que el primero “trabaja” mejor a tracción y el segundo a compresión. Además el hormigón constituye un excelente protector para el acero (sobretodo en lugares húmedos donde se oxidan con facilidad). Otra ventaja es que al poseer coeficientes de dilatación muy similares mantiene la unidad frente a los cambios de temperatura.
Esta losa deberá soportar tanto su peso propio como las cargas constructivas y las de uso. Todas estas harán que la losa esté sometida a esfuerzos de flexión. Los apoyos que tendrá pueden ser tanto vigas como muros.
La elaboración consiste en producir hormigón y volcarlo sobre moldes horizontales de madera (encofrado) y en aproximadamente quince días se está en condiciones de desencofrar.
Cuando es necesario salvar luces mayores, si se aumenta el espesor de la losa también se incrementará el peso propio por lo cual no es conveniente. Lo que se hace es tratar de alivianar. Sabiendo que el hormigón comprime en la parte superior y el acero tracciona en la inferior, quitamos el hormigón “ocioso” que se halla en esta última zona. A este tipo se le denomina losa nervada.
La elaboración consiste en hacer el encofrado de madera, pero se incorporan piezas de cerámica (que quedarán adheridas al hormigón) y una vez desencofrado serán visibles los huecos.
Condiciones térmicas
Es de suma importancia una buena aisalción térmica que trabaje en los dos sentidos, aislar el calor que intenta entrar en verano y el que intenta salir en invierno.
El plano a tener mayores consideraciones es el horizontal ya que recibe mayor radiación directa durante el año. El hormigón es un mal aislante por lo que se introducen, a los cerramientos de este material, materiales que se caracterizan por ser aislantes. Uno de los más usados y característicos es la espuma de poliestireno, ya que contiene burbujas de aire atrapado en su interior. Es imprescindible evitar el contacto con el agua pues mojado pierde su capacidad. Para protegerlo es necesaria la colocación de una barrera de vapor debajo de la térmica para evitar que le pase el vapor y condense haciéndola inutilizable. Esta barrera de vapor está constituida por plásticos, nylon, aluminio, etc.
A su vez existe otra barrera, la impermeable, que protegerá al cerramiento de las aguas pluviales. Para esto se aplican dos medidas, la primera consiste en otorgarle una pendiente al cerramiento (en un metro 1,5% de desnivel) para que las aguas evacuen con fluidez y no queden estancadas. La segunda es la propia barrera impermeable. Los materiales utilizados en este caso son de origen asfáltico, la membrana asfáltica es la más utilizada. Ésta, sin tratamiento es negra, por lo que absorbe mucho calor. La solución que se ha encontrado fue aluminizarla para que refleje el sol. Esta membrana asfáltica con aluminio funciona bien en azoteas poco transitadas, de no ser así es recomendable colocar por encima algún pavimento (ladrillos, baldosas, etc.). Una consideración importante es que entre la barrera y el pavimento se coloca una junta pues poseen un coeficiente de dilatación distinto.
Por último en la parte inferior a la losa se suele hacer una terminación que oculte el cielorraso de hormigón marcado por las tablas del enconfrado. Lo más común es revocar y pintar aunque existen otras opciones como separar el cielorraso de la losa y bajar la altura.

2) CERRAMIENTOS SUPERIORES LIVIANOS DE UBICACIÓN INTERIOR – EXTRIOR.
Se basan en los esfuerzos simples de tracción y compresión. Un ejemplo es la cercha ya mencionada en el tema 7. La misma está constituida por barras que conforman triángulos y se usan cuando es necesario cubrir grandes superficies (terminales, gimnasios, piscinas, fábricas) aunque también se utilizan en escalas menores (parada de ómnibus, casas, barbacoas). El material usado para las barras ya mencionadas debe funcionar tanto a compresión como a tracción, o pueden utilizarse distintos materiales, como por ejemplo aquellas barras que trabajan a tracción pueden ser delgados cables de acero, pero no así las que están sometidas a compresión que tendrán q evitar el pandeo. Entre las ventajas se puede mencionar el tema económico, debido a su peso y la eficiencia estructural, ya que se hacen con materiales livianos, desarrollados tecnológicamente, que permiten un montaje en seco reduciendo el tiempo de ejecución y en general el costo de cimentación. A su vez la reparación es muy simple (reponer piezas) y es estéticamente agradable.
La estructura está formada por elementos repetitivos unidos por correas. Para cubrir estas estructuras se necesita una “tapa” que podrá ser de distintos materiales como la madera, chapa (existen diversos perfiles y dimensiones así como distintos materiales, por ejemplo metálicas, de fibrocemento, fribroasfálticas, plásticas, de vidrio, etc.); otra opción válida son las tejas (y también las hay de cerámica, metálicas, asfálticas, plásticas, etc.).
Las exigencias estructurales son soportar el peso propio, las cargas eventuales y el viento (en el caso de las chapas, tejas, etc. son colocadas en dirección contraria a este). La estructura de soporte puede estar conformada por alfajías, cerchas, vigas, tirantes y demás sistemas reticulados trabajados en madera o hierro. Todos los elementos están fijados por ganchos, tirafondos, tornillos o clavos de acero entre otros.
Otro tipo de exigencia se vincula más con la hermeticidad, es decir, la impermeabilidad y la estanqueidad. Para esto se presta importante atención a las juntas entre piezas (cumbreras), al encuentro con otros elementos (muros por ejemplo), a la evacuación pluvial (caños de desagüe entre otros).
En cuanto a la exigencia de acondicionamientos, térmico y acústico, se puede señalar que el primero tiene como principales problemas las condensaciones y dilataciones. Es posible solucionarlos mediante la colocación de una barrera de térmica de poliuretano expandido. También el color de terminación, la cámara de aire, la barrera de vapor son importantes.
3) CERRAMIENTOS LATERALES EXTERIORES
Entre las exigencias de diseño o funcionales se encuentran la delimitación del espacio arquitectónico que puede estar dada por muros portantes o no y debe atender a problemas de acondicionamiento térmico, humídico, acústico y del aire. A su vez son importantes tanto la durabilidad como la terminación de los mismos.
En lo referido a la estructura, ya se mocionó que podía estar conformada tanto por muros portantes o bien por elementos independientes (por la utilización de vigas, pilares y distintas cimentaciones) que dan mas libertad de diseño y permite abrir vanos mucho más considerables.
En el caso del acondicionamiento acústico se de una dualidad: Si bien por cerramientos gruesos, de mayor masa, se aisla bien el ruido aéreo, no pasa lo mismo con los ruidos de impacto que se propaga por vía sólida. Con el tiempo los muros se fueron alivianando cada vez más y se recurrió a la solución de paredes dobles con aire estancado (mejor aislante para ambos casos de ruidos y además contribuye en el confort térmico).
Al hablar de confort, es necesario señalar el confort higrotérmico, que hace referencia a la temperatura, humedad, velocidad del aire y temperatura medias radiante de las superficies.
Por último, es importante también la forma, el color de los elementos de terminación, las ventanas y la iluminación que contribuyen para que sea agradable y acogedor estar allí.
Un problema que no escapa a los cerramientos laterales exteriores es la influencia del agua que puede producir fisuras producidas por capilaridad. Para evitar esto último es aconsejable colocar veredas alrededor del edificio.
4) CERRAMIENTOS INTERIORES
La función que cumplen es clasificar el espacio en horizontal o vertical y pueden ser estructurales o no. Existen dos tipos: A) Los Horizontales y B) Los verticales.
A) Cerramientos interiores horizontales
Sus exigencias funcionales están relacionadas con la estabilidad, el acondicionamiento ya sea acústico, térmico, lumínico y sanitario; y la terminación. Las exigencias de estabilidad son muy similares a las del cerramiento superior interior-exterior, aunque la sobrecarga en este es mucho mayor. Pueden ser pesados de hormigón armado o livianos de madera, hierro o ambos. Por lo general está soportado por vigas que se hallan debajo de la estructura. En el caso de los pesados, se intenta que estas tengan un grosor similar al del muro de relleno para que no se noten. Si son livianos pueden quedar vistas o bien taparse por distintos mecanismos.
Si se habla de acondicionamiento acústico se puede decir que la aislación de los ruidos aéreos se da por masa, por lo cual un cerramiento liviano no sería una buena opción; en los edificios nunca existe una losa entre piso y piso de espesor menor a los veinte centímetros. Sin embargo, los ruidos de impacto se harán más notorios. Ante esto surgen dos respuestas inmediatas, aislar por discontinuidad de masa (ya sea mediante una losa flotante, independiente de estructuras y muros); o mediante pavimentos resilientes tales como una alfombra, los vinílicos, etc.
El acondicionamiento térmico está dado por una losa radiante que puede ser de piso o de techo. La de techo es la más usada aunque gasta más energía pues tiene que forzar al calor que baje. El calor está dado por cañerías por las cuales circula agua caliente. La de piso es más eficaz en el sentido de que el calor siempre va desde abajo hacia arriba. El gran inconveniente es que se necesita mayor espesor de piso y a la larga se puede llegar a perder un piso.
La instalación sanitaria sobre la losa de hormigón armado puede darse de dos maneras, a través de un descenso de la losa o mediante un escalón. En la primera, la losa estructural desciende 20cm lo que hace que se vea en el apartamento de abajo. El contrapiso aloja tanto los caños de desagüe y distribución del agua como la caja sifoide que tiene un sifón que evita el pasaje de gases y olores. La pendiente para los caños de evacuación es de 1,5%. La opción del escalón hace que aumente 20cm el espesor del contrapiso. Si se quiere que la losa de hormigón armado se mantenga continua se hace la instalación sanitaria por debajo de esta. Para que el vecino de abajo no vea la instalación se coloca un cielorraso desmontable para casos de rotura.
Las últimas exigencias son las de terminación. Por arriba se dan los pavimentos y la elección depende de distintos factores: Lumínico (color y textura); acústico (materiales absorbentes o reflejantes); de transitabilidad (dureza, resistencia al desgaste, antideslizantes); de higiene (de fácil limpieza); estéticos. Por abajo lo más común es revocar el cielorraso y pintarlo de diferentes colores y texturas según exigencias lumínicas, higiénicas y estéticas. También están los cielorrasos, ya mencionados, que se suspenden de la losa estructural y pueden ser desmontables o fijos.



5) CERRAMIENTOS INFERIORES.
Para la construcción de estos cerramientos se debe hacer una gran limpieza del terreno, así como una nivelación y compactación a modo de lograr una gran horizontalidad y evitar huecos.
Las cargas que recibirá este cerramiento son tanto el peso propio como las cargas constructivas y las provenientes del equipamiento fijo. Si las cargas que se esperan no son muy grandes se utiliza hormigón ciclópeo, pero en caso de esfuerzos muy grandes se utiliza hormigón armado.
El acondicionamiento térmico depende de la conductividad térmica del pavimento que se utilice, mientras que el lumínico está vinculado con lo reflejante que sean las superficies ya sea mediante los colores o las texturas. Del acústico se puede señalar que la tierra es buena aislante de los ruidos aéreos, los de impacto se pueden atender con discontinuidades o materiales resilientes. La calidad del sonido (eco y reverberación) se modifica mediante superficies absorbentes o reflejantes, según lo que se quiera obtener.
Es importante también atender las necesidades sanitarias con superficies impermeables, que se puedan lavar; pendientes que posibiliten un buen escurrimiento de agua; y siempre prever anteriormente donde se alojan las instalaciones.
Por último, sería bueno tomar en cuenta la seguridad optando por pavimentos rugosos.
Los elementos de terminación propios de los cerramientos inferiores son los zócalos y las juntas. Es muy importante para lograr una buena terminación la coordinación entre todas los elementos que se vincularan con el cerramiento.

6) CERRAMIENTOS DE COMUNICACIÓN
Estos son los que nos permiten ingresar en los espacios.
Un vano es un hueco en un cerramiento que establece una comunicación (transitable o no) entre dos ambientes o espacios. Todo vano puede alojar una abertura, siendo esta una unidad funcional que se utiliza para cerrarlo, permitiendo alguna o todas de las siguientes funciones: Iluminar, ventilar, dar visión, dar paso
Existen tres tipos de aberturas:
1) La puerta que permite dar paso y eventualmente ventilar.
2) La ventana que brinda la posibilidad de iluminar, ventilar y dar visión.
3) La Puerta ventana cumple todas las posibles funciones.
Los materiales con los cuales se pueden fabricar son acero, aluminio, madera, plástico, vidrio, etc.
Toda abertura posee ciertos componentes, entre los cuales se encuentran el marco (conjunto de perfiles fijos que limitan y dividen la abertura y está en contacto con la superficie de amure); los anclajes y la hoja (que pueden ser tanto transparentes como opacas).
Entre las exigencias están las térmicas, en donde la orientación, los tipos de vidrios, el contacto entre las partes y las protecciones exteriores juegan un papel fundamental. La iluminación también está vinculada con la orientación a la vez que con las dimensiones del cerramiento, el tipo de vidrio y las protecciones exteriores entre otras. El acondicionamiento acústico tiene su relación con el tipo de vidrio, incluso es posible colocar dos dejando aire entre medio. Más aún es la aislación si se coloca doble ventana y protecciones exteriores tales como postigos.
Es importante controla filtraciones de agua entre los componentes de la abertura o más aún entre la abertura y el vano (ocasionará problemas más serios).
La percepción del espacio visual también influye en el ser humano y en esto influye el entorno, las dimensiones y el tipo de vidrio. Es posible conseguir vidrios que controlen la intimidad (vidrios espejados), es decir poder desarrollar actividades sin ser visto.
Las aberturas deberán soportar diferentes acciones (vientos, vibraciones, esfuerzos de uso). Por último, éstas no deben dejar de brindarle seguridad al usuario. No pueden ser una traba a la hora de tener que evacuar a causas de emergencias (incendios por ejemplo); y deben brindar seguridad frente a intrusos (pueden presentar rejas u otro tipo de protecciones).
Dentro de los distintos tipos de aberturas, podemos encontrar aquellas cuya movilidad se da a partir de un giro, ya sea de eje horizontal o vertical liberándose el 100% del vano; o bien por deslizamiento, por arriba o por abajo y se libera el 50%.
Por último, es importante la funcionalidad ya sea para limpiarla, para el uso diario o ante cualquier reparación.

5 comentarios:

_mªfE_ dijo...

mafe: holaaa! como estas? pasando y dejando besosss!!! http://fuesinqq.blogspot.com/

ya te lo dije pero me encanta tu blog... en serio!!
me cuelgo pila leyendo...
me es muy util ademas.. jeje

bes0o0!
mafe

Claudia dijo...

hola...muy util!!!

lualreca dijo...

como sellar una ranura en el piso que es 2cm +sobre el piso continuo ,el marco fue rebajado para pasaar una silla de ruedas.Puse un talon en cuña pero me quda un cunetilla de 2 cms.
¿Puedo sellarla con algun material expansible ? lo tolera el radio de la rueda rodado 24? ¿Como se llama el producto? quien lo fabrica o lo comercializa? gracias
carelaba@yahoo.com.ar por favor recibo respuestas. muy gentiles puedo enviar un dibujo con paint para ser mas dicactico lo envio como archivo adjunto

lualreca dijo...

como sellar una ranura en el piso que es 2cm +sobre el piso continuo ,el marco fue rebajado para pasaar una silla de ruedas.Puse un talon en cuña pero me quda un cunetilla de 2 cms.
¿Puedo sellarla con algun material expansible ? lo tolera el radio de la rueda rodado 24? ¿Como se llama el producto? quien lo fabrica o lo comercializa? gracias
carelaba@yahoo.com.ar por favor recibo respuestas. muy gentiles puedo enviar un dibujo con paint para ser mas dicactico lo envio como archivo adjunto

Ely dijo...

Muy bueno realmente!! tengo parcial de construccion el sabado y no puedo descargar clases teoricas para estudiar de cerramientos intermedios horizontales, todo el tema de losas descendidas y ascendidas, esto es re util por lo menos para repasar lo q se dio en clse, saludos!